Fanesca, tradicional y muy sabrosa

La Fanesca es un plato que data de la época prehispánica que se come en Semana Santa, está elaborada a base de granos tiernos y pescado seco.

Se dice que la trajeron los españoles en la conquista, otros que una mujer llamada Juana la inventó por eso se llamaba Juanesca, pero varios estudios dicen que este era un plato que ya existía desde antes de la conquista española.

Cuenta la historia que la comunidad Kitu Kara preparaba una especie de sopa que llevaba los ingredientes fruto de la cosecha de los granos tiernos en la Fiesta del fuego nuevo y la del Florecimiento, pero además se le se agregaba a esta sopa, calabazas andinas como zapallo o zambo.

Con la llegada de los españoles y la evangelización se unen las tradiciones indígenas y religiosas, además se aumentan ingredientes como los lácteos, refritos y el bacalao; y varios simbolismos se apropian de esta mazamorra indígena, como que los granos de la fanesca representan a los 12 apóstoles o que Judas simboliza los chochos por eso se los debe purificar para que sean parte de esta receta.

Usualmente la fanesca se consume en Viernes Santo y se suele preparar en familia, aunque varias semanas antes ya es posible encontrar este delicioso y tradicional plato en muchos restaurantes del país. Se acompaña con empanadas, queso y huevo. Algunos consumen también el tradicional molo (puré de papas), higos con queso o arroz con leche.

Cada región o provincia tiene variaciones en la preparación de la fanesca, por ejemplo, en Azuay se suele utilizar las pepas de zambo en lugar del maní, hay regiones que añaden mote y achogchas. En el Oro algunos conocen esta sopa como Marinera porque su base son los mariscos. En Guayas hay quienes prefieren usar lentejas o garbanzo y licuar los chochos y en Esmeraldas utilizan curtido de conchas, coco y camarones.

Disfruta de esta deliciosa tradición.